Departures: El Tequila para Mezclar de Casa Dragones

Luego del éxito de su exquisito tequila Joven, lanzado en 2009 y creado para beberse solo, la compañía de tequila de edición limitada Casa Dragones ha creado una segunda variedad premium, diseñada específicamente para mezclarse en cocteles.

"No hacemos tequilas desde el punto de vista del estilo, divididos en blancos, reposados y añejos", explica Bertha González Nieves, la cofundadora y CEO de Casa Dragones. "Más bien creamos tequilas para distintas ocasiones, que es otra cosa".

Hecho cien por ciento con agave azul, en pequeños lotes de no más de 400 cajas, Casa Dragones Blanco (75 dólares) se elabora de manera artesanal a partir de agaves cultivados en terrenos del Eje Neovolcánico, con agua fresca de manantial que brota de los mantos acuíferos del Volcán de Tequila y se recolecta justo el día de la destilación.

El resultado es en verdad extraordinario: un tequila brillante y cristalino con aromas de manzana verde, toronja, hierbas frescas y melón verde. Se siente cremoso en boca, con sabores pronunciados de cítricos, melón, sal y pimienta, y un final limpio con toques de menta y pepino.

Para resaltar la sutileza y complejidad del Blanco, Casa Dragones hizo equipo con el mixólogo Jim Meehan del bar neoyorquino PDT (pdtnyc.com), reconocido con el James Beard Award, para crear cocteles distintivos. "Lo que busco es extrapolar el carácter del tequila y usarlo para crear cocteles", comenta sobre el sabor limpio y nítido de su Pink Panther, con una delicada mezcla de toronja, limón verde y apio. "Es un gran tequila, y mi filosofía cuando mezclo con un buen destilado es tratar de no enmascarar su sabor".