Una luna de miel en México que no pasa por Cancún: 3 días en San Miguel de Allende Vive SMA como un destilador de tequila

San Miguel de Allende, una ciudad colonial en el centro de México, es una de las mejores razones para visitar a nuestros vecinos sureños sin pasar por la playa. De hecho, está a cientos de kilómetros del océano, y por situarse a 1800 metros sobre el nivel del mar, disfruta de temperaturas primaverales todo el año. Lo que a San Miguel le falta de arenas blancas, le sobra de colorida arquitectura, románticas calles empedradas, cultura (fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO), encantadora atmósfera y magnífica cocina.

De noche: Para probar un México muy distinto, los huéspedes de Hotel Matilda pueden solicitar un recorrido y cata privada de Casa Dragones, la marca de tequila de lujo cuya sede se encuentra en una residencia histórica remodelada del siglo XVIII, en el centro de San Miguel. Durante la cata aprenderás cómo se elabora este exclusivo destilado de 285 dólares, con puro agave azul y en pequeños lotes, para ser envasado en botellas de cristal grabado a mano, mientras disfrutas sorbo a sorbo el tequila de perfecta transparencia junto con tu amor. A la salida de San Miguel, pasen por La Brasilia y pregunten si los tacos al pastor ya están listos para probarlos: son una delicia.