WWD: Hablando de tequila con la CEO de Casa Dragones, Bertha González Nieves

Desde un gabinete en el Empire Diner en Nueva York, Bertha González Nieves, fundadora y directora ejecutiva de la compañía tequilera Casa Dragones, recordaba recientemente un encuentro crucial en 2007.

"Conocí a Bob en una fiesta, en casa de un amigo en Williamsburg", cuenta. "Estaba en una terraza en Brooklyn y ahí me presentaron a Bob Pittman".

Se trata del mismo Robert Pittman que fundó MTV y fue CEO en esa compañía y en AOL, Six Flags Theme Parks, Quantum Media, Century 21 Real Estate, Time Warner Enterprises y, recientemente, Clear Channel Media Holdings.

Pittman le preguntó a González Nieves a qué se dedicaba. En ese entonces era ejecutiva en la tradicional compañía tequilera Grupo José Cuervo, con más de diez años de experiencia, y le platicó de sus planes de lanzar una marca propia de tequila. "¿En serio?, preguntó Pittman. "Siempre he querido lanzar un tequila." "¿En serio?", replicó ella. "Yo siempre he querido ser empresaria". Al reflexionar sobre ese encuentro, comenta: "Él sí hablaba en serio, pero yo lo decía todavía más en serio que él."

Al día siguiente, Pittman le mandó un mensaje por correo electrónico y los dos comenzaron a armar los cimientos del negocio para su tequila de lujo. Lo que distinguiría a su marca es que quería fabricar un tequila pensado para beberse sin mezclar, a pequeños sorbos, para acompañar la comida, y a un precio de 275 USD, difícil de vender en Estados Unidos, especialmente porque el lanzamiento se hizo durante la recesión.

"Creo que la gente nos veía como un dinosaurio con dos cabezas", comenta Bertha.

Pero con una inyección de efectivo del grupo de inversiones de Pittman, la joven empresaria encontró una destilería con equipo moderno en México, construyó un laboratorio para hacer análisis y contrató a grandes talentos para la producción.

La compañía comenzó a alzar el vuelo y Pittman atrajo a algunos inversionistas clave, como Jeff Bezos de Amazon, Frédéric Fekkai, el cofundador de MTV y VH1 John Sykes, el ex CEO de Viacom Tom Freston y ni más ni menos que Ryan Seacrest. En el proceso de volver rentable el negocio, Casa Dragones lanzó el mes pasado su nuevo tequila Blanco, una variedad de menor precio (75 USD), dice González Nieves.

La empresaria, nombrada por Forbes el año pasado, a sus 44 años, como una de las 50 mujeres más poderosas de México, está contemplando nuevo mercados para expandirse, como China, así como proyectos en conjunto con otras marcas. A pesar de dichos planes, González Nieves mantiene la discreción cuando le preguntamos si el objetivo final es vender la compañía algún día. "Queremos que sea exitosa", responde. "Queremos tener éxito en lo que hacemos y ya veremos qué opciones se presentan. Esperemos que Casa Dragones sea una marca longeva."